GASTOS DE ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A €60,00 (SIN I.V.A) SÓLO PARA ESPAÑA. NO SE PERMITEN COMPRAS SUPERIORES A €250

Veneno de Abeja: Apitoxina Para el Dolor Reumático y Otras Afecciones Importantes

Qué es el Veneno de Abeja

El veneno de abeja o apitoxina es una sustancia segregada a través del aguijón de la abeja que inocula a su víctima cuando la pica. Comprende una mezcla compleja de proteínas, péptidos y componentes de bajo peso molecular. La melitina es el componente principal de la apitoxina (50%) y el causante de que sintamos dolor cuando nos pica una abeja. La melitina es un péptido básico que consiste en 26 aminoácidos, y entre las propiedades de la metilina están su capacidad para combatir enfermedades inflamatorias, dolor y cáncer. También tiene propiedades antitumorales, antimicrobianas, antinociceptivas y antiinflamatorias.

En el veneno de abeja podemos encontrar otras sustancias extremadamente beneficiosas para la salud:

Apamina: es una neurotoxina leve que aumenta la producción de cortisol en la glándula suprarrenal

Adolapina: actúa como un anti-inflamatorio y analgésico, ya que bloquea la ciclooxigenasa

Fosfolipasa A2: degrada los fosfolípidos de las membranas celulares. También disminuye la presión sanguínea e inhibe la coagulación de la sangre. Activa el ácido araquidónico, que se metaboliza en el ciclo de la ciclooxigenasa para formar orostaglandina, que regula la respuesta inflamatoria del cuerpo

Hialuronidasa: dilata los vasos capilares que causan la propagación de la inflamación

Histamina: es responsable de la respuesta alérgica

Dopamina y Noradrenalina: neurotransmisores que aumentan la frecuencia del pulso cardíaco

Los inhibidores de la proteasa comprenden el 2% del veneno y actúan como agentes anti inflamatorios deteniendo las hemorragias capilares.


Un Poco de Historia

El uso del veneno de abeja contra enfermedades de la piel tiene una histórica tradición y su uso se ha formalizado desde comienzos del siglo XX. No sabemos si los seres humanos comenzaron a criar abejas a causa de los efectos curativos de sus picaduras, para obtener miel, o por ambas razones. Las antiguas civilizaciones tenían conocimiento sobre las virtudes curativas de las dolorosas picaduras de abeja y la picadura de abejas es probablemente una de las primeras curas naturales para la artritis. En las antiguas China, India, Egipto, Babilonia y Grecia el veneno de abeja ya se utilizaba como terapia en múltiples afecciones de la piel.

Actualmente se siguen estudiando las propiedades del veneno de abeja para tratar enfermedades tan difíciles como el VIH o el cáncer con resultados más que prometedores.

Método de Terapia con Veneno de Abeja

Terapia con Veneno de Abeja

La terapia con veneno de abeja es una rama de la apitoterapia que consiste en la aplicación terapéutica del veneno de abeja melífera a través de picaduras de abejas vivas para brindar alivio y curación en diversas dolencias espinales, neurales, articulares o musculoesqueléticas. Las picaduras de abejas estimulan el sistema inmune del cuerpo y la producción de cortisol, un esteroide natural. La terapia debe iniciarse con una prueba de alergia aplicando una sola picadura de abeja. Si no hay reacciones adversas, la terapia continúa. Estudios recientes han demostrado que el veneno de abeja produce efectos antiinflamatorios y antinociceptivos a través de diferentes mecanismos.

Método de Acupuntura con Apitoxina

El método de acupuntura con apitoxina es un tipo de acupuntura herbal realizada con el veneno de abeja melífera diluido y se usa eficientemente en el tratamiento de varias enfermedades. La acupuntura se puede realizar en los puntos tradicionales o puntos de ashi del cuerpo.

Tratamientos con Apitoxina

El veneno de abeja puede ayudar a controlar las enfermedades autoinmunes, el cáncer, el Alzheimer, el VIH, la enfermedad de Lyme, el Parkinson, la esclerosis múltiple y la artritis. Las bacterias en los estómagos de las abejas incluso podrían actuar como alternativas a los antibióticos. Además, el veneno de abeja contiene muchos beneficios biológicos:

  • anti-inflamatorio
  • anti-reumático
  • calmante
  • antibacteriano
  • inmunosupresor
  • protección contra la radiación
  • mejora la síntesis de hemoglobina
  • anti-coagulante
  • acelera latido del corazón
  • aumentar la circulación sanguínea
  • reduce la presión arterial
  • disminuye los niveles de colesterol
  • activa el sistema nervioso central
  • estimula la producción de cortisona endógena

En medicina, el tratamiento más destacado que implica el uso del veneno de abeja se centra en la artritis reumática. En el veneno de abeja también se ha encontrado actividad antimicrobiana y capacidad para estimular el sistema inmune. Actualmente se evalúa el efecto del veneno de abeja como agente antimicótico, así como su efecto antidimórfico en comparación con otros compuestos antimicóticos.

Uso en Enfermedades de la Piel

Las enfermedades de la piel como eczemas, dermatitis, psoriasis, infección por herpesvirus y forunculosis han sido tratadas con éxito. Su empleo se extiende a la curación de cicatrices y a tratamientos contra la calvicie. Se aplica en forma de cremas y ungüentos.

Uso Cosmético como Antiarrugas

Sérum con Apitoxina

El tratamiento con crema o sérum de veneno de abeja mejora clínicamente las arrugas faciales al disminuir el área total de arrugas, el recuento total de arrugas y la profundidad promedio de las arrugas. Trabaja para revertir los efectos del envejecimiento, alentando la estimulación de colágeno natural y de la elastina. La piel reacciona ante la aplicación de estos productos de forma similar que frente a una picadura. La sangre se envía a la zona afectada, que a su vez estimula la producción de colágeno, fortaleciendo el tejido corporal y promoviendo la producción de elastina para ayudar a la piel a permanecer firme y juvenil.

Bálsamos y Cremas de Aplicación Tópica para el Dolor

Cremigel con Apitoxina

Pueden usarse geles, cremigeles o bálsamos con veneno de abeja para tratar, por medio del masaje, lumbalgias, dolores de rodillas y articulares en general, varices, bursitis, flebitis, tendinitis, contracturas musculares, puntos gatillo, problemas de circulación, piernas cansadas, psoriasis, fibromialgias, torceduras, golpes, etc.

Esperamos que te sea de utilidad la información que te hemos ofrecido en este post y, si consideras que puede ayudar a alguno de tus contactos o amigos, lo compartas para que también puedan beneficiarse de las maravillosas propiedades del Veneno de Abeja. No olvides suscribirte para que puedas recibir nuestros futuros posts directamente en tu buzón.

Sheila es autónoma y directora de Son d’Aromas, tienda dedicada al comercio de la cosmética natural, perfumería a granel, jabonería artesanal y aromas para el hogar. Forofa de la tecnología, diseño y coordino la web de mi tienda, así como otros blogs de distintas temáticas, tanto en español como en inglés.

Comparte este post